Señales de que no estás lista para comenzar una nueva relación.

Señales de que no estás lista para comenzar una nueva relación.

Una relación sentimental puede ser una de las etapas más maravillosas de la vida, aunque no siempre se está preparada para iniciar de nuevo y existen señales que te avisan.

Tener una relación y compartir momentos clave de tu vida con otra persona es de lo más bonito que te puede pasar, pero como todo en esta vida, tiene sus espacios y momentos propicios para que las cosas puedan darse de la forma ideal.

En distintas ocasiones estamos en busca de un noviazgo que nos haga sentir queridas, valoradas y entendidas, sin darnos cuenta que la mayoría de las veces no estamos preparadas para poder entablar una relación estable porque, precisamente, son esos valores los que no se encuentran afianzados en nosotras mismas.

Es decir, ¿cómo comenzar una relación sentimental cuando no te entiendes, no te valoras ni te sientes querida por ti misma?

Lo más seguro, es que pensemos que cuando se tiene pareja es porque existe el deseo de amar y las ganas de tener presente a la otra persona en tu vida, pero las cosas no son siempre así. Existen factores que pueden llevarnos a un romance que a la larga solo esté destinado al fracaso debido a que no se edifica sobre estructuras sólidas, sino sobre circunstancias, emociones y sensaciones que resultan inestables y efímeras.

Comúnmente existen varios síntomas que te alertarán de que en realidad no estás lista para comenzar una nueva relación en pareja, y que lo tuyo es quizá solo miedo a la soledad, despecho o un simple encaprichamiento.  

En Plaza de la Mujer, te presentamos algunas de las principales señales que te indicarán que no estás preparada para encarar un nuevo compromiso amoroso:

1.- No has superado a tu ex.

Dos típicas frases que solemos repetir como perico cuando recién terminamos una relación son: “la vida es corta, no hay que perder el tiempo” y la famosa “un clavo saca a otro clavo”. Lo cierto es que la vida no es una carrera de velocidad, las mujeres que pasan de un noviazgo a otro sin darse nada de tiempo y espacio entre ellos, normalmente es porque no soportan estar solas.

Si has terminado recientemente una relación es normal que sientas dolor y te cueste olvidar a la otra persona, por ende, lo mejor siempre será darse algo de tiempo a solas para reflexionar, hacer introspectiva y cuidar tus heridas. Lo primero es sanar para poder seguir adelante, el amor llegará cuando estés lista para recibirlo y no hay necesidad de apresurarlo.

2.- Te estás conociendo a ti misma.

En la vida hay cambios que inevitablemente te llevan a etapas de autoconocimiento y adaptación a nuevas circunstancias.

Ya sea porque te mudaste, viajaste, cambiaste de trabajo o de hábitos, hay decisiones que nos hacen ajustar cosas con la intención de que las cosas fluyan y funcionen del mejor modo posible. En momentos de este tipo un noviazgo puede no representar una prioridad ya que tu personalidad está transformándose, sería como cimentar un castillo sobre la arena.

3.- Buscas perfección.

Si lo que estás buscando es a la persona ideal, muy probablemente lo que estás persiguiendo entonces es una idea y no una persona. En la mayoría de los casos, las relaciones inician a partir de una idealización, queremos a alguien con una serie de requisitos indispensables e innegociables para poder aceptarla en nuestras vidas, deseamos alguien perfecto y lleno de virtudes que anulen cualquier desperfecto.

Encontrar alguien que se ajuste a todas nuestras expectativas es más una utopía que algo cercano a la realidad, por lo que quizá sea buen momento de poner los pies sobre la tierra y dejar de fantasear tanto con esa clase de idilios que te presentan en las películas románticas, el amor también se trata de aceptar los fallos y defectos, tanto de la otra persona como los propios.

4.- Estás buscando a quien salvar.

¿Cuántas veces no hemos visto esa pareja donde él es autodestructivo y ella pretende ser quien le ayuda a cambiar? Esta es una situación que a varias les puede resultar familiar. Hay mujeres que se sienten con un propósito cuando tienen a su lado a alguien más débil, inestable o indefenso a quien deben cuidar. Si tienes esa actitud, caerás en una relación donde solo perderás el tiempo y además sufrirás un tremendo desgaste emocional, ya que las personas no cambian sólo por el hecho de que tu estés intentando cumplir un rol de guía.

5.- Quieres que alguien te salve.

A veces creemos que la única forma en la que se le puede dar significado a la vida es teniendo una relación sentimental, de lo contrario, estaremos condenadas a la desdicha. Este tipo de pensamiento y actitudes suelen ser contraproducentes, ya que es síntoma de que no te sientes bien contigo misma y estás buscando que alguien más te salve de ese agobio.

Es importante que sepas que tienes capacidades que te hacen valerte perfecto por ti misma, así que no hace falta buscar en una pareja a un salvavidas emocional que te ayude a superar tus traumas y complejos. No es sano ni justo, tanto para ti como para la otra persona.