Podrías estar viviendo en soledad sin saberlo

Podrías estar viviendo en soledad sin saberlo

Hace poco, en Gran Bretaña se nombró a una ministra de la soledad para ocuparse de la creciente cantidad de gente sola en ese país, donde las autoridades comenzaron a alertarse cuando vieron que en la actualidad no sólo las personas de la tercera edad sufrían de esto, sino también las nuevas generaciones a consecuencia de la tecnología y las redes sociales.

Los jóvenes no nos damos cuenta que vivimos la soledad porque internet y las redes sociales nos muestran un falso espejo donde aparentamos una vida alegre, llena de intereses por lo más top. Recibimos miles de amigos virtuales y su aprobación por medio de likes, interacciones en público o en privado, pero en la realidad, en el mundo físico estamos solos: nadie nos visita, no tenemos actividades sociales, no conocemos gente nueva, incluso no queremos ir más allá de un simple saludo con la persona que nos atiende en la tienda.

“La soledad está relacionada con el aislamiento y la tecnología puede empeorarla”, señaló Sir Simon McDonald, diplomático de Gran Bretaña, en el programa Oppenheimer Presenta.

Podrías estar viviendo en soledad sin saberlo

La soledad puede terminar con nosotros

Si en Gran Bretaña comenzaron a alertarse por los altos niveles de soledad en la población, significa que es importante no estar solos.

Los seres humanos somos sociales por naturaleza y estar aislados nos enferma hasta terminar con nosotros. La soledad es un factor de mortalidad mucho más peligroso y silencioso que la obesidad, fumar o que el alcoholismo. Necesitamos estar en contacto con otras personas.

Entonces, no nos acostumbremos a manejar nuestras relaciones a través de una computadora, smartphone u otra tecnología. En Plaza de la Mujer compartimos contigo algunos tips para reactivar exitosamente nuestra vida social y hasta para encontrar al amor de tu vida:

  1. Busquemos a nuestros viejos amigos (no ex novios): quizá por lo demandante de nuestra profesión o por las cosas que tenemos que hacer a diario, hemos dejado de reunirnos con nuestras amigas y amigos o sólo convivimos en la escuela o trabajo, pero no nos damos tiempo para hacer otras cosas fuera de ese ámbito. Así que no más pretextos, salgamos de la rutina y organicemos algo sencillo; al dar, recibimos. Si damos tiempo de nosotras aunque lo tengamos limitado, recibimos tiempo de los demás.
    Podrías estar viviendo en soledad sin saberlo
  2. Salgamos a hacer una actividad donde convivamos con más personas afines a nosotras: ¿Dónde vamos a conocer a un hombre con el cual podamos tener una relación acorde a lo que deseamos?, ¿dónde podremos hacer amigas que tengan nuestros gustos?, sólo haciendo lo que nos gusta.
    Nada de correr o pasear al perro sola. Busca comunidades que se reúnan en ciertos lugares para la convivencia de los perros, o grupos que se entrenan juntos para una carrera. También los cursos de las actividades que te gustan pueden ser un buen lugar para hacer amigos.
    Podrías estar viviendo en soledad sin saberlo
  3. Ayudemos a otras personas aunque no nos nazca de primera instancia: El amor es una acción. Si hacemos algo por alguien más, (aunque al principio no queramos) mientras llevamos a cabo la ayuda nos vamos llenando de alegría y nos sentimos más plenas, y cuando menos nos damos cuenta somos más altruistas y felices.
  4. No hagamos caso a la ansiedad: ¡basta!, es una mala consejera porque al querer tener nuevos amigos, no nos fijamos si nos hace bien esa amistad o nos dejamos llevar muy rápido porque no queremos sentirnos solas y no nos permitimos ver lo malo de las personas, así que nos quedamos con lo primero que se nos presenta.
  5. Dejar el pasado atrás y soltar de una vez: Olvidar las malas experiencias del pasado porque ya no nos sirven ahora, aprender de nuestros errores pero ir hacia adelante y encontrar la oportunidad de hacerlo diferente con los demás.
  6. No vayamos con prejuicios: porque de lo contrario no vamos a poder establecer un vínculo, siempre vamos a encontrar un detallito que no nos guste de las personas y nos aislaremos.
  7. Rompamos con la hiper-exigencia: no tengamos una “vara tan alta”, que nadie pueda cumplir, hay que conocer a las personas. Hollywood nos engañó, muy pocas parejas se enamoran a primera vista, es la convivencia que forma relaciones.
  8. No intentemos cambiar a las personas a como creemos que es lo correcto: aceptarlas, pensando que nosotras también tenemos defectos nos hará más felices.
  9. Aunque tengamos una pareja, también debemos darnos espacios para nuestra vida individual: algunos libros aconsejan fingir que estamos ocupadas para “hacernos las difíciles”, pero lo mejor es de verdad ser una mujer con actividades y gustos personales que también nos permitan crecer individualmente y esto nutra a la pareja.Podrías estar viviendo en soledad sin saberlo

Formar una pareja es la consecuencia de haber conocido personas y sólo así podemos determinar quiénes son más afines a nosotras. Puede haber personas muy agradables o divertidas pero que no saben formar una pareja, y estar metida en redes sociales o internet no va a solucionar la soledad.

Atrevernos a salir nos va a beneficiar en todos los sentidos, nos hará más felices y sanas. Pero recuerda que no es un cambio que se note de la noche a la mañana, es un proceso que lleva tiempo reaprender.