Planificación familiar: una decisión y un derecho.

Planificación familiar: una decisión y un derecho.

Tener o no tener hijos es cada vez un dilema más grande para las personas. La planificación familiar no sólo ayudará a que tomes una decisión más informada, sino que estarás ejerciendo un derecho.

Seguramente has escuchado a tu mamá repetir hasta el cansancio que quiere ver cómo crece la familia y convertirse en abuela. Muy probablemente no deja de preguntar por el novio y de ser incisiva respecto a las intenciones que tengas de tener hijos, mientras le repites constantemente que no es momento.

En las sociedades modernas, el tener o no tener hijos es cada vez un dilema más grande en el que convergen múltiples factores a considerar. En el momento en el que te planteas formar una familia, es ineludible pensar y poner sobre la mesa ideas como las escasas oportunidades laborales a futuro o el miedo de no poder brindarle una buena calidad de vida a tu hijo.

O quizá tus motivaciones simplemente sean personales, que si bien te ilusiona ser madre también lo hace el hecho de desarrollar una carrera en el ámbito profesional o enfocarte a otro tipo de propósitos personales.

Ante una decisión de este tipo, debes saber que estás ejerciendo uno de tus derechos fundamentales, al tomar una resolución libre, responsable e informada sobre la reproducción.

En mayo de 1968 la Organización de las Naciones Unidas celebró la primera Conferencia Internacional sobre Derechos Humanos, donde se declaró por primera vez en la historia a la planificación familiar como un derecho elemental de todas las personas.

Dentro del acta que se expidió en aquella Conferencia se manifestó que “las personas tienen el derecho humano básico de determinar libremente el número de sus hijos y los intervalos entre los nacimientos”.

Este hecho marcó un punto de inflexión ya que se comenzó a tomar consciencia sobre la importancia del derecho de los padres a elegir la frecuencia de nacimientos e incluso optar por no tenerlos.

Bajo la influencia de estas ideas, en enero de 1974 se publicó en México la Ley General de Población y a finales del mismo año, al artículo 4to de laº Constitución Mexicana se le añadió un párrafo que sentaría las bases de planeación familiar y que versaba del siguiente modo: “Toda persona tiene derecho a decidir de manera libre, responsable e informada sobre el número y el espaciamiento de sus hijos”.

En la actualidad, la planificación familiar no sólo se concibe como un derecho humano, también reconoce en su ejercicio la posibilidad de acceder a otros derechos como el de la salud, la educación y el disfrute de una mejor calidad de vida.

Acércate a DKT  si quieres saber más sobre la planificación familiar.